Alvaro Diaz

ALVARO DÍAZ

Alvaro Diaz
Fotografía Leonardo Camacho

Mi afición a cantar empezó, cuando hice mi primera comunión, las hermanas (Monjas) me querían oír cantar, fueron ellas las que descubrieron sobre mí una gran habilidad sobre el oído y la voz para seguir en el mundo del cante. A partir de ese momento mi madre, me empujaba e insistía casi a diario, empecé cantando canciones de Joselito como la Campanera, que fue cuando la cante en la fiesta de fin de curso en mi colegio Manuel Perez, también cantaba algo de Francisco, Nino Bravo, una de ellas en concreto “Granada”, esta canción la canté en el programa de Teresa Rabal, tras pasar unos castings y fui elegido para cantar en este programa “Veo Veo” (2001) a partir de aquí fue ya todo un poco mas enserio con el cante, pero a mí lo que verdaderamente me tiraba era el flamenco, que repetía como un papa gallo algunos fandangos de huelva que había escuchado de mi padre y de algunas cintas que había en mi casa y lo sentía mucho más que las canciones.A raíz de esto, mi madre se enteró que Amparo Correa, una gran aficionada de Huelva, había puesto una escuela de flamenco en Almonte y me apuntó en el 2002, y me llevé aquí una buena temporada iniciándome en los fandangos de Huelva.
En el 2003 tuve la suerte de que me descubriera Ildefonso Pinto, este magnífico cantaor de nuestro pueblo, el cual dio un giro importante a mi carrera en el flamenco y logramos los primeros premios de fandango de huelva por toda la provincia. Entre ellos: Alosno, Encinasola, Huelva capital, San Silvestre de Guzmán. También consigo en el 2003 un premio muy importante en España como es el 1er premio Joven en el Festival Internacional de las Minas.

Sigo con Ildefonso Pinto y logro premios de saeta, concretamente el de Antonio Mairena y algún premio de flamenco, con el llevó hasta el 2007.
Posteriormente un gran guitarrista sevillano, concretamente de Alcalá de Guadaira (el niño Elías) y gran entendido del flamenco, yo diría que catedrático del flamenco, me abre las puertas de su casa para que vaya a ensayos y a aprender, a raíz de este momento, él me encauza y mi cante adquiere más temple y conocimiento gracias a Elías, a partir de aquí consigo grandes premios de flamenco, como, 1er premio en Sanlúcar de Barrameda, 1er premio en Carmona, Sartén de oro en el concurso de Écija, concretamente en la peña David Serrano, 1er premio en Mairena del Aljarafe, entre otros, finalmente he conseguido el melón de oro de lo Ferro (2009), el cual a significado mucho en mi carrera al ver uno de los concursos mas importante de España en el cual logré 12.000€ y una grabación discográfica. Esto me ha hecho recorrer muchos sitios dando actuaciones muy importantes y con artistas consagrados como, Capullo de Jerez, Miguel Pobeda, Miguel de Tena, Antonio el Pipa; y me han hecho conocer grandes escenarios por toda España. En el 2010 me presento a otro concurso muy valorado en el ámbito flamenco, como es el concurso de las Tarantas de Linares y tengo la suerte de ganarlo, el premio consta de 6.000 € y la Cabria de Plata que más que los beneficios materiales, me traje conmigo el calor del público y la impresión que dejo allí.

Paralelamente a mi carrera flamenca, desde los 8 años estudio trompeta en el Conservatorio de Música, la cual termino el año próximo en el Conservatorio Profesional Superior Manuel Castillo, de Sevilla.

QUIEN TIENE LA CULPA

 

¿Quién tuvo la culpa?: Tú.

Por ser el mejor artista.

Por lanzar hacia los cielos

todo tu arte hecho brisa.

¿Quien tuvo la culpa?: Tú.

El monarca de las viñas.

De olivares centenarios

con trinos de golondrinas.

¿Quien tuvo la culpa?: Tú.

Rey y cetro de la copla

que tú meces y columpias

y la conviertes en aire,

que al igual que una cometa

alza su vuelo hacia arriba.

Arriba de las estrellas

y los luceros copleros,

que tú enciendes y haces día

un universo oscurísimo

al que le das lumbre y vida.

Eres la pura elegancia.

Eres la más verde oliva.

Eres el mejor de todos.

El más portentoso artista.

Artista con nombre propio

que se llama Álvaro Díaz.

¿Quien tuvo la culpa?: DIOS.

Por darte esa voz bendita.

Tú ya has ganado, paisano.

El viento lo va gritando

a voces por las esquinas.

Ramírez Espina. 13/06/2012

“LA NIÑA DE FUEGO” DE ÁLVARO DÍAZ
Cuando defendiste esta copla, tu voz se convirtió en candela y su lumbre arrasó con el frío de nuestros corazones que comenzaron a latir desde entonces con cálidos latidos y con pulso de fragua. Tu voz erupcionó lo mismo que un volcán cya lava nos quemó las entrañas, nos incendió el aliento mientras ya ardíamos todos en la voz de tu copla convertida ya en llama.
Voz de carbón, de ascua, de dulzura infinita. Voz de candil añejo y brasa cenicienta,
Tu “Niña de fuego” se prendió entre tus labios mientras su llamarita ascendió hasta los cielos, se detuvo en la gloria: allí donde reside la llave misteriosa que abre el milagro eterno de esa gran voz de junco, de tu voz de centeno y de moreno trigo.
Tu voz que me achicharra y que prende en mis venas como una luminaria que a su paso me enciende y me llena de luces mi negra madrugada.

F.J.R.E. 03/02/2012

ÁLVARO: “TUS OJOS NEGROS”
La noche se engalanó con su mejor traje: EL NEGRO. El color de la elegancia y con él, la copla, se atavió o vistió de la cabeza a los pies. Se volvió negro el viento dejando tras de sí el eco de tu voz que huyó hacia la más oscura profundidad de tu bendita garganta, Álvaro. Lograste, mientras cantabas, que la claridad se llenase de una oscuridad endrina que apagó las “cinco farolas” de mi alma que se quedó en tinieblas y a ciegas. De negro se vistió el embrujo y hasta las campanas tañeron con un deje de luto clavándole a la noche y sus rincones crespones atezados. Se fundió el brillo plateado del firmamento cuajado de estrellas y lo cambiaste por otro brillo, más tostado, más tiznado, más bruno: el brillo del carbón que es el mismo que el del caparazón de un escarabajo. Se echaron los luceros un velo de tinebla a la cara y mientrás tú cantabas, empezó como a llover de pronto ceniza del cielo. Negro fue el color del dolor, del yunque y de la pena. De un plumazo, deshiciste resplandores y luces y llegó -enroscado en e aire-, la hora de los crepúsculos y sus sombras, la hora de la divinidad oculta llegó mientras cantabas en forma de mariposa negra que batió sus alas dándole su rubor al corazón del hombre. Álvaro, no se puede cantar mejor. No se puede regalar más dulzura, más sensibilidad ni más encantamiento. Eres noble hasta cuando cantas. Se intuye. Se palpa oyéndote esa NOBLEZA. Mañana domingo, cuando amanezca, trás oírte cantar “Tus ojos negros”, no habrá auroras, ni sol, ni lumbre o llama. Porque todo eso ya lo arrasó a su paso todo el poder de tu garganta y es por eso por lo que la LUZ, anida ya tan sólo en el redondo anillo del centro de tu pecho. Suerte y felicidades.

Un admirador. F.J.R.E. 31/01/2012

¡ÁLVARO,QUE PEDAZO DE TRES PUÑALES!
Se me fueron metiendo dentro de los ojos pero no me escocieron. De ellos, sólo brotaron ríos de lágrimas que mi emoción no pudo contener. Me los clavaste en el corazón y el corazón no me sangraba.
Fueron como tres estocadas de brisa fresca que desprendían fragancias de parras y olivos milenarios. Hiciste que mi sangre se pusiese de pie y se me endulzara como terrón de azúcar brotando como un surtidor virgen que estalló de repente y todo lo que mojó, lo que acarició, lo convirtió en jazmín. En BELLEZA pura y dura. Cada semana eres el ARTISTA más grande. Quién ose decir que tú no transmites no sabe de copla o, con todos mis respetos, se equivoca bajo mi punto de vista.
Porque tú, Álvaro, abres los labios y de tu garganta emanan sobrevolando un cielo raso, una bandada de mirlos. Tú, Álvaro, no tienes duende porque TÚ ERES EL DUENDE HECHO COPLA, CHIQUILLO. Tú eres el vergel y el remanso de un rebaño que retorna del campo inundándo las calles de este pueblo y sus patios con olores silvestres. Tú no tienes embrujo porque TÚ eres el EMBRUJO de la cabeza a los pies. Y la copla se convierte en magia en tu boca. Porque tú eres la cura y el milagro para las almas y los corazones que andan desesperanzados. Y eres también toda la gama de infinitos colores que puebla un arco iris un atardecer de otroño. Porque tú, Álvaro, eres la elegancia personificada, el poderío, la dulzura que no empalaga y consigues, mientras cantas, que nos crezcan en nuestras espaldas unas alas invisibles con las que, gracias a ti, podemos alzar el vuelo y emprender el camino hacia las cumbres más hermosas, hacia los más altos minaretes de la copla. De ella, tú eres sus cuatro puntos cardinales.
¡Qué pedazo de tres puñales, ARTISTA!¡Ojalá dolieran todos como los que tú me clavaste el sábado en la gala!¡Dios de mi alma!¡Qué pedazo de tres puñales, Álvaro! Un admirador.

Autor F.J.R.E. 27/01/2012

(114)

Close

Al continuar utilizando este sitio , usted acepta el uso de cookies . más información

Acepta los cookies para darle la mejor experiencia de navegación posible . Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hacer clic en " Aceptar" a continuación a continuación, usted está consintiendo a esta .

Cerrar