Santo de Remuñana

santo de remuñanaSanto de Remuñana

Es bueno hacer turismo, excursiones, viajar por España o por el extranjero, pues se adquiere mucha cultura. Pero es imperdonable para un Bollullero, no conocer su ciudad, su Historia, sus Monumentos, sus peculiaridades; por eso este año aprovechando la Revista de Feria, quiero dar a conocer algo muy nuestro, el Monumento del Sagrado Corazón de Jesús en Remuñana, conocido vulgarmente por «El Santo de Remuñana».

Este bello y hermoso Monumento se elevó hace 61 años y debía de ser conocido por todos los Bollulleros, ya que representa para Bollullos el mayor acontecimiento social de su época: la reforma agraria más justa y perfecta que jamás se pudo soñar, pues a través del Sindicato Agrícola Católico, de la noche a la mañana, se pasó de un pueblo hambriento y emigratorio, a un pueblo propietario y sin pobres, (con el reparto de la Dehesa de Remuñana, se convirtieron en pequeños propietarios 835 obreros campesinos y padres de familia, rompiéndose el apretado cinturón de Dehesas que cercaban y asfixiaban a la población).

Pronto se notaron sus efectos: las espinosas aulagas y palmitos, así como los alcornoques, se transformaron en enormes viñedos, obligando sus grandes cosechas a crear nuevos negocios vinateros y alcoholeras, que tanta riquezas y fama dieron más tarde al pueblo. El presidente fundador del Sindicato Agrícola Católico Don Francisco Pérez y Vacas, hombre de gran valía y acérrimo cristianismo, ponía todos sus pensamientos y obras en el Corazón de Jesús y como agradecimiento, reservó una parcela en el centro geográfico de la finca de Remuñana en donde, en medio de una explanada, se elevó un hermoso Monumento de ladrillos cara vista y labrados, con cuatro medallones con los lemas y símbolos del Sindicato, midiendo trece metros de altura, terminando en obelisco y coronado por una bella Imagen del Sagrado Corazón de Jesús en bronce y de tamaño natural, siendo inaugurado solemnemente el 7 de Agosto de 1927, testimonio de gratitud de un pueblo que supo agradecer a Dios, el bien recibido. Don Ramón Resa, enviado especial de «El Correo de Andalucía» para este acto, en su crónica del 10 de Agosto de 1927, decía así: «A las seis de la tarde no había un alma en Bollullos del Condado. Todo el pueblo estaba congregado en la explanada que forma la parcela de la Dehesa de «Remuñana» donde se alza majestuoso y consolador el precioso monumento al Sagrado Corazón de Jesús, de cuyo proyecto son autores el presbítero Don Rafael de la Haba y Don Antonio Delgado Jiménez.»

Parecía una tarde de Romería, porque se veían gran número de jinetes llevando a grupas lindas muchachas engalanadas con los atavíos típicos de la tierra.
De Rociana, Almonte, Sevilla y Huelva, llegaron infinidad de personas para presenciar el gran acontecimiento.
El monumento estaba todo rodeado de gallardetes y banderas y en el basamento había un altar con velas y flores.
La imagen del Rey de Reyes permanecía tapada hasta la hora de la bendición. El gentío aumentaba por momento y por los alrededores se habían improvisado ranchos y reuniones desde muy temprano y merendaban las familias haciendo hora para el acto.

La salida de la bandera del Sindicato, llevada por el vice-presidente don Pedro Miguel Pérez de Ayala, a quien todos quieren entrañablemente por su exquisita simpatía y bondad, fue un espectáculo digno de perpetuarse en un lienzo. Multitud de caballistas a la andaluza seguían a la Junta Directiva escoltando la bandera, dando estruendosos vivas al Sagrado Corazón, al pueblo de Bollullos, a la Virgen de las Mercedes y a Don Francisco Pérez y Vacas. En los rostros de aquellos caballistas, muchos de los cuales eran los propietarios creados por la doctrina social católica, tan sabiamente desarrollada en aquel pueblo, se dibujaban el júbilo y la alegría y no cesaban de dar entusiásticos vivas. Por la carretera de Almonte caminaba la animada caravana, precedida de la Banda de Música Municipal que tan hábilmente dirige el joven organista Don Manuel Díaz Ramos, rodeada de inmensa multitud.
Al llegar la bandera a la parcela donde se alza el monumento, fue recibida a los acordes de la Marcha Real y entre grandes aclamaciones de entusiamo. El portador de la insignia, Don Pedro Miguel Pérez de Ayala, la colocó a los pies del Deífico Corazón y enseguida todo el mundo, henchido de fervor y unido por el mismo entusiasmo, guardó absoluto silencio. Entonces el R.P. Julio Esteras dirigió fervorosa arenga a la multitud preparándola al acto que iba a celebrarse y diciéndoles que ahora aquellos campos habían de ser más ubérrimos porque habían de recibir el auxilio divino.
Acto seguido Don Manuel Carrera Sanabria, revestido de capa pluvial bendijo el Monumento entre las aclamaciones del pueblo allí congregado. El Sr. Cura Párroco Don Antonio López Virella, hizo la consagración del pueblo al Divino Corazón de Jesús y el Delegado del Cardenal Arzobispo de Sevilla, Don Manuel Carrera, leyó un Telegrama del Vicario General del Arzobispado, Don Jerónimo Armario, que decía lo siguiente: «Su Eminencia concede doscientos días de indulgencia cuantos rezaren Imagen Sagrado Corazón de Jesús y bendice a todos los asistentes al acto de inauguración y bendición del Monumento»». A los pocos, que yá por su edad fueron testigos de este acontecimiento, un recuerdo.
Y a los muchos que no lo conocen o que alguna vez oyeron solo nombrar al «»Santo de Remuñana», que lo visite, que lo vea: merece el paseo.
Concepción de Ayala, esposa de Don Francisco Pérez y Vacas, avanzó hasta el monumento cogida del brazo de su hijo, Don Pedro Miguel, y tiró de la cuerda, quedando en aquel momento descubierta la Imagen del Redentor. El momento fue inenarrable, sublime: cientos de cohetes de gran detonación fueron disparados a la vez, produciendo un extraño y grande ruido. La Banda de Música interpretó la Marcha Real y de todos los pechos salió un estentóreo —¡Viva!» al Sagrado Corazón de Jesús. A continuación, la muchedumbre acompañada por la música cantó el Himno del Congreso Eucarístico, resonando sus melodías en medio del campo con gran fervor.

(326)

Close

Al continuar utilizando este sitio , usted acepta el uso de cookies . más información

Acepta los cookies para darle la mejor experiencia de navegación posible . Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hacer clic en " Aceptar" a continuación a continuación, usted está consintiendo a esta .

Cerrar